domingo, 16 de diciembre de 2007

OUTSIDERS Y PSICOGEOGRAFÍA

Outsiders y psicogeografía:

Alterando el espacio extendemos los límites de nuestra identidad. Todos personalizamos nuestro hogar pero, a diferencia de los artistas outsiders, mantenemos nuestra intimidad repartida entre la cabeza y los cajones. No hacemos que invada los muebles como Karl Junker (ver entrada “homo aestheticus”) ni la grabamos en el suelo del dormitorio como Jeannot.

Plancher de Jeannot. Fuente: http://animulavagula.hautetfort.com/images/medium_grand_plancher.jpg

Al volcar las emociones sobre el espacio las trasladamos al mundo tangible y las hacemos palpables. Es además un acto de comunicación y una manera de sobrevivir a la muerte, muchos de estos lugares son descubiertos tras el fallecimiento de su habitante dejando constancia de su singularidad.

Pero no todas estas intervenciones tienen un carácter tan solitario y sombrío como la de Karl Junker o Jeannot (consultar su triste historia en el blog de animavagula). “La Maison de Celle qui peint” por ejemplo, es también excesiva y recargada pero al tiempo alegre y colorista. Su intervención se expande por el exterior y el interior, por las ropas y los inquietantes muñecos que encontramos por todas partes.





Otras son meros alardes técnicos o artesanales que explotan al máximo las posibilidades de un recurso haciendo que estos pasen de lo habitual y cotidiano a lo fantástico a base de “lo excesivo”. Juan Antonio Ramírez lo llama "Apoteosis de un solo material". The beer can house de John Milkovisch (1912-1988) en Houston se trata de una casa recubierta de las latas de cerveza. Su autor aplanaba el aluminio de las latas tras cortarles la parte superior e inferior y las ensartaba como guirnaldas. En total, 39000 latas (un paquete de 6 por día) fueron empleadas en la casa durante los 18 años que Milkovish destinó a su transformación.


"Beer Can House" de John Milkovisch. Fuente: http://www.roadsideamerica.com/attract/TXHOUbeer.html

Dentro de estos interventores del espacio encontramos una peculiaridad, aquéllos que desean volcar su singularidad y conocimientos o su afán coleccionista bajo forma de un museo personal. El próximo post estará dedicado a este tema. A continuación un pequeño resumen de la definición de psicogeografía.

Introducción a la psicogeografía:

La psicogeografía relaciona espacio y psique. Es una propuesta que parte del situacionismo en la cual se pretende entender los efectos y las formas del ambiente geográfico en las emociones y el comportamiento de las personas. Una de las estrategias más conocidas de la psicogeografía, aunque no la más importante, es la deriva. Se relaciona con el urbanismo y con Guy Debord

La forma de nuestras ciudades, de nuestras viviendas responde a unas características simbólicas determinadas por aspectos culturales, perceptivos y por las características personales del receptor. (Wikipedia).

La obra de Louise Bourgeois es un ejemplo claro de cómo la vivienda se convierte en recipiente de experiencias y sensaciones, de cómo “el espacio no existe, es sólo una metáfora para la estructura de nuestras existencias” Louise Bourgeois, citada por Lynne Cooke en “Adios a la casa de muñecas”. Louise Bourgeois. Memoria y Arquitectura. 2000. p. 63.

Artículo interesante : http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(036).htm#_ednref10

9 comentarios:

Berta dijo...

Qué cosas! está precioso Graciela. Me ha encantado el del suelo de madera con inscripciones.
Una pregunta ¿outsider es el artista que muestra su trabajo al público o vive de él? También dices que no tienen que tener una vida especialmente triste.
Me acordaba de los poemas de Juan, que nunca ha querido publicarlos.¿sería outsider?

Besillos
*Berta.

Berta dijo...

Errata:

¿Outsider es el artista que NUNCA busca mostrar su trabajo o no vive de él?

Graciela GARCÍA dijo...

Bueno bueno, vamos con el conflictivo tema de la terminología ;). En castellano se le llama arte marginal, pero como opción personal, yo utilizo outsider porque traducido añade un matiz peyorativo. Al menos eso me parece a mí, debería consultarlo con Alba. Pero bueno, eso no es lo que me preguntas, voy. Para que te den el "título de Outsider" tienes que cumplir básicamente dos requisitos: no tener formación artística ni una trayectoria profesional orientada al arte. Desarrollar tu actividad artística como una necesidad interna o al menos sin ambiciones artísticas (las ambiciones ingenuas tipo sentirse iluminado sí valen). Luego hay cosas que dan puntos (como en las oposiciones)...
Si hablo con cierto cinismo es porque me he enfrentado a este término varias veces ya que le encuentro carencias y al mismo tiempo entiendo su existencia. Me interrogo sobre él una y otra vez.
Tomando como ejemplo otra historia muy distinta, el otro día alguien me dijo "Con la web 2.0 me sucede como con el porno: no sé definirlo pero cuando lo veo lo reconozco".
Pues con este tipo de manifestaciones suecede lo mismo, así que algo debe de haber que legitime el concepto. Creo que la base está en que se percibe que esa creación surge por necesidad, que cumple una función terapéutica en el individuo o que simplemente no puede ser evitado.
De todas formas cualquier comentario que hagáis sobre el tema me ayudará, aunque seáis críticos con ello. Gracias Berta

Berta dijo...

Hola guapa:
El caso es que tienes toda la razón, porque en el blog se ve perfectamente el tipo de trabajos que son y el tipo de personas que parecen, pero las definiciones son una puñeta. Lo digo también por mi experiencia, porque con el trabajo de doctorado me pasa igual, que a veces acotar y definir es lo más complicado, pero cuando busco información, sé perfectamente qué es lo que entra y lo que no.

De todos modos, otro de mis problemas con el trabajo es que no sé hasta qué punto tengo que acotar y explicar. Hay veces que me hago preguntas para ver por dónde va el trabajo y qué es lo que quiero.
Pero vamos, con ser tocapelo...con el mío me basta :-D, así que espero no serlo con el tuyo, pobriña! que bastante es organizarse uno las ideas...

Pero se entiende de sobra, y está muy bien definido.

Un besillo
*Berta.


PD: el de las latas de cerveza en la fachada de la casa ¿se las tuvo que beber todas?...todo por el arte...(chascarillo tonto :-P)

Iván dijo...

Si se hace sin querer hacer arte, ¿Por qué se le pone la etiqueta arte? ¿se puede hacer arte sin querer?¿y querer hacerlo y no conseguirlo? Es decir, ¿cualquier cosa hecha con la intención de ser arte, lo es por el mero hecho de pretenderlo? (dejando de lado que sea "mejor" o "peor" como obra)

Se me ocurre también que una diferencia podría ser que al hacerlo de forma intencionada, suele existir una voluntad de "comunicar" un "mensaje" a un tercero, mientras que un outsider se queda en satisfacer esa necesidad de la que hablas. En el arte "intencionado", habría entonces una intención de compartir con los otros y, por tanto, una adecuación a un determinado tipo de códigos (no me preguntes cuales).

Iván dijo...

Por cierto, me encanta esa frase de: "el espacio no existe, es sólo una metáfora para la estructura de nuestras existencias". Gracias por haberla elegido.

Graciela GARCÍA dijo...

Si se hace sin querer hacer arte ¿por qué se le pone la etiqueta arte?... No se trata tanto de no querer hacer arte como de no pretender entrar en los circuitos del Arte (de forma consciente).
Pienso que la palabra "arte" se utiliza de dos formas muy distintas y las dos son correctas. Está el "Arte" y el "arte" y no es que uno sea mejor que el otro y por eso se escribe con mayúsculas. Lo que ocurre es que cuando hablamos de Arte lo hacemos desde la seguridad de que ha sido históricamente legitimado.
Cuando hablamos de arte marginal casi siempre utilizamos la otra acepción arte es igual a creatividad (a creatividad plástica). Como cuando decimos que el arte es una característica intrínseca del ser humano.
Aunque en cierto modo también podemos hablar de Arte marginal (con mayúsculas de Institución) ya que su reconocimiento es indicativo de uno de los ejes de la postmodernidad: el reconocimiento de la diferencia. Probablemente deje de existir pero será necesario mientras cumpla la función de cuestionar los límites de la descripción histórica en que se ha estado basando el Arte.
¿Qué pensáis?
Gracias, chicos

Iván dijo...

Creo que introduces una cuestión muy interesante, que es la de la legitimación histórica del arte.

Esto me recuerda viejas conversaciones con Lucas sobre la calidad de una obra en relación a su reconocimiento e influencia a nivel histórico. Supongo que este es un terreno en el que hay que pisar con mucho cuidado, ya que ninguno estamos fuera de la historia y la cultura. Sin embargo, tampoco creo que una visión exclusivamente historicista del arte nos reporte una visión lo suficientemente completa del mismo. Está claro que se trata de un fenómeno complejo que se puede abarcar desde muchos ángulos distintos, así como desde muchas disciplinas. La historia, y más concretamente la historia del arte, es tan sólo una más de ellas, si bien es cierto que ofrece un apoyo fundamental.

Por otra parte, me parece algo inquietante (aunque la entiendo perfectamente) esa necesidad de que algo sea legitimado historicamente para poder reconocerlo, ya sea como arte o como cualquier otra cosa.

También podemos recordar, en este punto, que la palabra "arte" nació mucho después que el mismo arte, si es que eso es posible. Antes existían, según Félix de Azúa (Diccionario de las artes)"las artes". El arte es un concepto tardío.
Si no recuerdo mal, en el libro de Azúa se habla de las artes como disciplinas técnicas, mientras que el arte sería una suerte de cualidad presente en determinados objetos llamados artísticos. Quien quiera estar seguro de esto, que se mire el libro, que además merece la pena.

Besos

Graciela GARCÍA dijo...

Hola a los dos. Gracias por implicaros tanto. Por cierto Berta se me olvidó contestarte que el señor de las latas sí que se bebió todas las cervezas, en serio, o al menos eso dicen. Ánimo con tu doctorado y no dejes de trabajar porque no tengas el concepto claro, eso bloquea y al final todo se encauza por sí solo.
Iván, no me he leído el libro del que hablas, si me lo recomiendas le echaré un vistazo. Sí que me he leido "Historia de un idiota contada por él mismo" Como novela me aburrió un poco, igual no era el momento porque el autor tiene bastante buena fama.
En fin, parecemos los tres un poco Enjuto Mojamuto con Internet ¿no?
Un beso